Optimizar pc windows 10

Windows 10 es probablemente uno de los mejores sistemas operativos en la actualidad, sin embargo, cuenta con características que en el caso de ordenadores no muy potentes, pueden llegar a ser una carga para su rendimiento general. Por ello, si utilizas esta plataforma, a continuación te decimos cómo optimizar Windows 10 para acelerar el ordenador.

Cómo optimizar Windows 10 paso a paso

1. Desactiva los efectos visuales

A Microsoft le gusta hacer sus sistemas operativos muy visuales y con muchos efectos, lo cual no siempre es algo necesario, particularmente para quienes no tienen un ordenador demasiado potente. Si quieres mejorar la velocidad de tu PC con Windows 10, comienza por deshabilitar los efectos visuales. Para ello accede al Panel del Control y en la sección “Sistema y Seguridad”, haz clic en “Sistema”.

Accede entonces a la sección “Configuración Avanzada del Sistema” y después selecciona “Opciones avanzadas”. En la sección “Rendimiento” haz clic en el botón “Configuración” y finalmente en la pestaña “Efectos visuales” sencillamente desactiva todos los efectos visuales si quieres optimizar Windows 10 para mejorar el rendimiento del ordenador.

2. Deshabilita Cortana

Cortana puede ser sin duda una de las innovaciones más destacadas de Microsoft en Windows 10, sin embargo es una característica que pocas veces se utiliza y en realidad puede generarte problemas de rendimiento en el PC. Lo mejor simplemente es desactivar esta función desde el cuadro de búsqueda en la barra de tareas. En el botón en forma de engranaje, acceder y desactivar Cortana en Windows 10.

3. Programas que se ejecutan al iniciar Windows 10

Cuando enciendes tu PC, varias aplicaciones se lanzan automáticamente y siguen ejecutándose en segundo plano, disminuyendo su velocidad y mermando su rendimiento general. Limitar el número de estos programas puede ayudar a reducir el uso de memoria y acelerar el proceso de arranque de tu ordenador. Por lo tanto conviene asegurarse que únicamente se ejecuten aplicaciones y programas que realmente sean indispensables para el funcionamiento adecuado del sistema.

Lo que debes hacer es acceder al Administrador de Tareas haciendo clic derecho en el botón de inicio de Windows y luego, seleccionando la opción en el menú desplegable, simplemente haz clic en “Más detalles” y después accede a la pestaña de inicio. Aquí podrás ver todos los programas que se ejecutan cuando Windows se inicia. Lo recomendable es deshabilitar todos los programas que no sean indispensables para el correcto funcionamiento del sistema, como el caso de reproductores de música, editores de fotos, software de impresoras, juegos, etc.

Además, eliminar los programas de inicio superfluos también puede disminuir el tamaño del registro, mejorando el funcionamiento del ordenador. El registro es una base de datos que contiene los ajustes y opciones de configuración de Windows y de los programas instalados; con el tiempo, el registro puede sobrecargarse con entradas innecesarias, ralentizando el ordenador. Al restringir el número de programas de inicio, puedes impedir que se añadan entradas adicionales al registro, disminuyendo así su tamaño y aumentando el rendimiento del ordenador.

4. Desinstalar Bloatware

Maximizar la velocidad y la capacidad de respuesta de su equipo se puede lograr mediante la desinstalación de bloatware. Este término se refiere a las aplicaciones preinstaladas que vienen con el ordenador, pero que a menudo son innecesarias y dificultan su rendimiento. Eliminar el bloatware puede ofrecer una valiosa cantidad de espacio libre en el disco duro y mejorar el rendimiento del sistema, especialmente en los casos en los que el espacio en disco es limitado.

Sin embargo, desinstalar bloatware puede ser un reto si no está familiarizado con el software preinstalado. Afortunadamente, hay varias herramientas y recursos disponibles online que pueden ayudarte a identificar y eliminar con éxito el bloatware.

Además, eliminar el bloatware también puede ayudar a mejorar la seguridad del sistema. Muchos de estos programas preinstalados vienen con vulnerabilidades de seguridad que pueden ser explotadas por hackers u otros actores maliciosos. Al eliminar estos programas, puedes reducir el riesgo de que tu ordenador se vea comprometido y proteger tus datos personales, especialmente si utilizas el ordenador para actividades delicadas como transacciones online.

La eliminación de bloatware puede ayudar a liberar espacio en disco, mejorar la seguridad del sistema y reducir el desorden. Existen varias herramientas y recursos online que le ayudarán a eliminar el bloatware de forma segura y eficaz.

5. Desactiva programas y servicios innecesarios

Maximizar el rendimiento y la velocidad en Windows 10 requiere desactivar programas y servicios superfluos. Estos programas y servicios pueden ocupar una cantidad considerable de recursos del sistema, reduciendo la velocidad de tu ordenador. Al eliminarlos, puedes liberar recursos valiosos y mejorar la velocidad y eficiencia de tu ordenador. Utilizar el Administrador de tareas de Windows es el método sugerido para identificar y desactivar estos programas y servicios.

Otra alternativa para desactivar programas y servicios innecesarios es utilizar software de terceros; hay varias herramientas de optimización disponibles que pueden ayudar a localizar y desactivar programas y servicios no deseados. Además, estas herramientas también pueden proporcionar funciones adicionales, como la limpieza del registro y la desfragmentación del disco, para optimizar aún más Windows 10. Sin embargo, es importante utilizar software fiable y de confianza para evitar cualquier posible daño en el equipo.

Al deshabilitar programas y servicios innecesarios, es esencial ser juicioso y cauteloso. Algunos programas y servicios pueden ser esenciales para el funcionamiento de tu ordenador, y deshabilitarlos puede provocar errores o fallos de funcionamiento. Por lo tanto, se recomienda investigar los programas y servicios antes de deshabilitarlos y crear una copia de seguridad o un punto de restauración del sistema para detener cualquier posible problema.

6. Elimina los archivos basura

Para terminar con estos consejos para mejorar el rendimiento de tu PC con Windows 10, te aconsejamos hacer limpieza en el sistema y eliminar todos los archivos basura. En este sentido es importante que no olvides eliminar regularmente los archivos contenidos en la papelera de reciclaje, así como utilizar la herramienta “Liberador de espacio en disco” o en su caso optar por un software de limpieza como el caso de CCleaner, que además de limpiar los archivos basura, también elimina rastros de navegación, el caché en Internet y además repara errores en el Registro de Windows.

7. Actualiza Windows 10

Mantenerse al día con el sistema operativo Windows 10 es esencial para un funcionamiento óptimo. Para actualizar tu sistema, solo tienes que abrir el menú Inicio e ir a Configuración. Desde allí, selecciona la opción Actualización y seguridad y, a continuación, Windows Update. Descarga e instala las actualizaciones disponibles; asegúrate de guardar los archivos importantes antes de actualizar, ya que algunas actualizaciones requieren un reinicio.

Actualizar Windows 10 no solo maximiza el rendimiento del sistema, sino que también proporciona una capa de seguridad contra posibles amenazas. Microsoft lanza periódicamente actualizaciones de seguridad para hacer frente a posibles peligros, por lo que es importante mantener el sistema al día. Además, la actualización de tu ordenador PC mejora la compatibilidad del hardware y el software, lo que garantiza que todo funcione sin problemas. Actualizando Windows 10 con regularidad, puedes asegurarte de que tu ordenador funciona a su máximo potencial.

8. Cambia la configuración de energía de Windows 10

Para optimizar el rendimiento de su ordenador, ajustar la configuración de energía es clave. Con un cambio al plan de Alto Rendimiento, puedes priorizar la velocidad sobre la eficiencia energética, lo que lo hace perfecto para tareas que consumen muchos recursos como los juegos y la edición de vídeo.

Otros cambios en la configuración de energía también ayudarán a mejorar el rendimiento del ordenador. Optimizar la configuración del disco duro puede garantizar que permanezca activo durante más tiempo, mientras que personalizar la configuración del procesador y la tarjeta gráfica también puede aumentar el rendimiento. Tomarse el tiempo para modificar la configuración de energía puede mejorar significativamente la velocidad y la eficiencia general de tu equipo – por lo que es más fácil mejorar el rendimiento.

9. Desfragmenta tu disco duro

Maximizar la velocidad y el rendimiento de tu ordenador con Windows 10 requiere desfragmentar el disco duro con regularidad. Con el tiempo, los archivos pueden dispersarse entre diferentes áreas del disco, causando retrasos en el acceso a programas y archivos. Para reorganizar los archivos en bloques contiguos y agilizar el acceso, utiliza la herramienta Desfragmentador de disco que se encuentra haciendo clic en el menú Inicio y escribiendo el nombre en el cuadro de búsqueda. Selecciona la unidad y haz clic en el botón Desfragmentar disco de la derecha.

La desfragmentación también puede ayudar a prolongar la vida útil del disco duro. Al reducir la cantidad de tiempo que el ordenador necesita para acceder a los archivos, disminuye el desgaste, alargando potencialmente su vida útil. Para quienes utilizan el ordenador con frecuencia o durante periodos prolongados, esto es especialmente importante. Para preservar la máquina y mantenerla funcionando sin problemas, asegúrate de desfragmentar con regularidad.

Para determinar si es necesario desfragmentar el disco duro, utiliza la herramienta Desfragmentador de disco. Mostrará el nivel de fragmentación junto al nombre de la unidad. Los niveles de fragmentación superiores al 10% indican que es necesario desfragmentar.

La desfragmentación no es una panacea, y otros problemas pueden ser la causa de un rendimiento lento. Si la máquina no funciona bien después de desfragmentarla, es probable que se deba a una abundancia de programas ejecutándose a la vez, a malware o a otros factores. Para llegar a la raíz del problema, considera consultar a un experto o investigar en Internet. No obstante, desfragmentar el disco duro es un excelente punto de partida.

10. Asegúrate de que tienes suficiente RAM

Maximizar el rendimiento y la velocidad de tu PC requiere asegurarse de que hay suficiente RAM. La memoria de acceso aleatorio (RAM) almacena y accede rápidamente a los datos, permitiendo que tu ordenador funcione sin problemas. Sin embargo, una memoria RAM inadecuada puede hacer que el equipo se ralentice y deje de responder, haciendo que incluso las tareas más sencillas resulten complicadas. Por lo tanto, verificar que la RAM es suficiente es un paso imprescindible para optimizar el PC.

Para comprobar la cantidad de RAM que tiene el ordenador, abre el Administrador de tareas pulsando Ctrl Mayús Esc o haciendo clic con el botón derecho del ratón en la barra de tareas y seleccionando Administrador de tareas. Una vez en el Administrador de tareas, haz clic en la pestaña Rendimiento y observa el uso de RAM. Si observas que el uso de RAM es constantemente alto, puede que haya llegado el momento de actualizarla.

Actualizar la RAM es una forma fácil y económica de mejorar el rendimiento de cualquier ordenador PC. Dependiendo de la placa base, se pueden añadir más memorias RAM; no obstante, es esencial asegurarse de que la RAM que se adquiere es compatible con la placa base. Con RAM adicional, tu ordenador puede ejecutar múltiples programas sin ralentizarse, haciendo la multitarea sin esfuerzo. Por lo tanto, si estás buscando optimizar el PC, actualizar su RAM debería ser una de las principales prioridades.

 

Si pones en práctica los consejos y trucos descritos en este artículo, como la limpieza del equipo, la desactivación de programas y servicios innecesarios y la actualización de Windows 10, puedes mejorar en gran medida la funcionalidad general de tu dispositivo. No olvides asegurarte de que tienes suficiente memoria RAM, cambiar la configuración de energía, desinstalar bloatware, desactivar efectos visuales, limitar los programas de inicio y desfragmentar el disco duro. Tomar estas medidas no solo acelerará tu ordenador con Windows 10, sino que también aumentará su vida útil y usabilidad general.

5/5 - (4 votos)
Cargue Artículos Más Relacionados
Comentarios cerrados

Mira además

Workflows y Business process management

Los procesos de negocios son un conjunto de decisiones, estrategias, acciones y evaluacion…